FOTOGRAFIA Y PINTURA


MARMOTARROJA

Sus fotos eran lo más hermoso del mundo. En realidad,no eran solo suyas. Eran cosas que nos pasaban todo el tiempo, pero sólo ella sabía verlas. Eso era lo importante. Yo pensaba en el ayer o en el mañana, pero ella pensaba siempre en el ahora. Por eso su presente era tan grande, como un salón de baile, y ella bailaba en él. Y el mío era un oscuro cuarto trastero, en el que no encontraba nunca nada. Cuando veía sus fotos pensaba en todo esto, pero ya era tarde, como tener en la mano un billete de tren, que ya pasó, y al que solo se subió ella. Sergio Álvarez Sánchez

sábado, 13 de febrero de 2010

ÁRBOLES

Fotografía: M. Muñoz, 2009

La soledad era eterna
y el silencio inacabable.
Me detuve como un árbol
y oí hablar a los árboles
J.R. Jimémez

Fotografía: M. Muñoz, 2009

1 comentario:

  1. Hola Marta,

    Fotos y texto muy sugerentes...

    Es curioso cómo a veces nos sentimos solos aunque estemos rodeados de gente, como un árbol seco en un bosque de miles de árboles. Como una de esas ramas de tus fotografías. Tantas ramas y tanta soledad...

    Saludos,
    Antonio

    ResponderEliminar