FOTOGRAFIA Y PINTURA


MARMOTARROJA

Sus fotos eran lo más hermoso del mundo. En realidad,no eran solo suyas. Eran cosas que nos pasaban todo el tiempo, pero sólo ella sabía verlas. Eso era lo importante. Yo pensaba en el ayer o en el mañana, pero ella pensaba siempre en el ahora. Por eso su presente era tan grande, como un salón de baile, y ella bailaba en él. Y el mío era un oscuro cuarto trastero, en el que no encontraba nunca nada. Cuando veía sus fotos pensaba en todo esto, pero ya era tarde, como tener en la mano un billete de tren, que ya pasó, y al que solo se subió ella. Sergio Álvarez Sánchez

miércoles, 22 de diciembre de 2010

LA CIUDAD INVERNAL DE LOS QUE ACEPTAN, FUNAMBULISTA

M. Muñoz, 2010


Llegará el día en que serás la imagen
de un tiempo más propicio a la pasión
y sus gestos dramáticos, cuando el recuerdo pinte
de sepia aquellos días,
y un presente cercado
nos diga que habitamos la edad de las renuncias,
la ciudad invernal de los que aceptan.

Javier Cánaves

4 comentarios:

  1. -Hola, sombra, ¿quién eres?
    -Soy tu sombra y soy yo, soy uno solo en ti y vengo a saludarte, no te asombres.
    -¿Eres volatinero tú también?
    -Yo bailo al mismo son que tú me marcas. Pero cuando tú subes, bajo yo.
    -¿Adónde vas?
    -Voy en busca del sueño y del asombro. Para que al recordar, te reconozcas.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por interesarte, obnubilare, encantada de que me enlaces.

    ResponderEliminar