FOTOGRAFIA Y PINTURA


MARMOTARROJA

Sus fotos eran lo más hermoso del mundo. En realidad,no eran solo suyas. Eran cosas que nos pasaban todo el tiempo, pero sólo ella sabía verlas. Eso era lo importante. Yo pensaba en el ayer o en el mañana, pero ella pensaba siempre en el ahora. Por eso su presente era tan grande, como un salón de baile, y ella bailaba en él. Y el mío era un oscuro cuarto trastero, en el que no encontraba nunca nada. Cuando veía sus fotos pensaba en todo esto, pero ya era tarde, como tener en la mano un billete de tren, que ya pasó, y al que solo se subió ella. Sergio Álvarez Sánchez

miércoles, 2 de febrero de 2011

RECUERDOS DE MONTE GANCEDO

M. Muñoz, 2011. Óleo sobre lienzo, 50x70
Cuando Alberto y yo buscábamos cuevas secretas y encontrábamos arcilla y tesoros de mármol blanco... y entonces aparecía Lucas y yo me creía Jorge de aventuras con Tim.

Y mucho despúes Willy, cantando como Baloo mientras abríamos la calicata con Darky en mi mochila.

Y Sergio... haciéndome enfadar muchísimo escondiendo al oscurecer mis llaves.


Marmotarroja

3 comentarios:

  1. ¿Qué mortal
    dotado de sensibilidad
    no amará, entre tantas
    manifestaciones prodigiosas
    del ámbito en torno suyo,
    la luz placentera
    con sus rayos y ondas,
    sus colores,
    su suave omnipresencia
    en el día?
    Novalis

    ResponderEliminar
  2. Hojas muertas de otoño preñadas de humedad,
    de lumbre y barro,
    sobrecogidas por los copos de luz.
    Todo está quedo.

    ResponderEliminar
  3. But we're still making love
    in my secret life (Leonard Cohen)

    EN MI VIDA SECRETA
    En mi vida secreta no hay palabras,
    no hay frases, no hay preguntas, no hay recuerdos,
    no hay lenguajes que escondan el dolor
    en un juego sonámbulo de sílabas.
    En mi vida secreta el tiempo cuenta
    su cuento en otra parte y las personas
    son personajes que han perdido el alma.
    En mi vida secreta estoy tan solo
    que Dios parece una invención del viento...

    (Del libro "Espejos enfrentados" de Oscar Martín Centeno, Ed. Rialp)

    ResponderEliminar