FOTOGRAFIA Y PINTURA


MARMOTARROJA

Sus fotos eran lo más hermoso del mundo. En realidad,no eran solo suyas. Eran cosas que nos pasaban todo el tiempo, pero sólo ella sabía verlas. Eso era lo importante. Yo pensaba en el ayer o en el mañana, pero ella pensaba siempre en el ahora. Por eso su presente era tan grande, como un salón de baile, y ella bailaba en él. Y el mío era un oscuro cuarto trastero, en el que no encontraba nunca nada. Cuando veía sus fotos pensaba en todo esto, pero ya era tarde, como tener en la mano un billete de tren, que ya pasó, y al que solo se subió ella. Sergio Álvarez Sánchez

miércoles, 8 de febrero de 2012

GALGOS

M. Muñoz, 2012. Óleo sobre tela
"¡Marta, que no son galgos, que son podencos!". A mi abuelo Valeriano.

3 comentarios:

  1. No me ha gustado, me ha encantado!. Es con espátula, verdad?. Me encanta, entre otras cosas, la textura que tiene :)

    ResponderEliminar
  2. ¿Cómo ven el mundo un caballo, un águila, una liebre o un perro? ¡Qué miserable y aburrida es nuestra costumbre de situar a los animales en un paisaje que pertenece a nuestros ojos, en lugar de sumergirnos en el alma del animal para imaginar cómo lo ve él!
    F. Marc

    ResponderEliminar
  3. .
    No sabes cómo me gustaría que tu abuelo Valeriano hubiera visto tu dedicatoria...

    No era de palabra fácil... pero la humedad que invadía sus ojos cuando se emocionaba, te hubiera hablado mucho más claro que cualquier palabra emitida por sus labios...
    .

    ResponderEliminar