FOTOGRAFIA Y PINTURA


MARMOTARROJA

Sus fotos eran lo más hermoso del mundo. En realidad,no eran solo suyas. Eran cosas que nos pasaban todo el tiempo, pero sólo ella sabía verlas. Eso era lo importante. Yo pensaba en el ayer o en el mañana, pero ella pensaba siempre en el ahora. Por eso su presente era tan grande, como un salón de baile, y ella bailaba en él. Y el mío era un oscuro cuarto trastero, en el que no encontraba nunca nada. Cuando veía sus fotos pensaba en todo esto, pero ya era tarde, como tener en la mano un billete de tren, que ya pasó, y al que solo se subió ella. Sergio Álvarez Sánchez

sábado, 15 de diciembre de 2012

VALERIA



M. Muñoz, 2012

I am slow as the world. I am very patient,
Turning through my time, the suns and stars
Regarding me with attention.


Sylvia Plath

4 comentarios:

  1. Fantástica ¿acuarela? ¡Preciosa!

    ResponderEliminar
  2. Para Valeria, otro murmullo de luz:

    Todo es nuevo quizá para nosotros.
    El sol claroluciente, el sol de puesta,
    muere; el que sale es más brillante y alto
    cada vez, es distinto, es otra nueva
    forma de luz, de creación sentida.
    Así cada mañana es la primera.
    Para que la vivamos tú y yo solos,
    nada es igual ni se repite. Aquella
    curva, de almendros florecidos suave,
    ¿tenía flor ayer? El ave aquella,
    ¿no vuela acaso en más abiertos círculos?
    Después de haber nevado el cielo encuentra
    resplandores que antes eran nubes.
    Todo es nuevo quizá. Si no lo fuera,
    si en medio de esta hora las imágenes
    cobraran vida en otras, y con ellas
    los recuerdos de un día ya pasado
    volvieran ocultando el de hoy, volvieran
    aclarándolo, sí, pero ocultando
    su claridad naciente, ¿qué sorpresa
    le daría a mi ser, qué devaneo,
    qué nueva luz o qué labores nuevas?
    Agua de río, agua de mar; estrella
    fija o errante, estrella en el reposo
    nocturno. Qué verdad, qué limpia escena
    la del amor, que nunca ve en las cosas
    la triste realidad de su aperiencia.
    Claudio Rodríguez

    ResponderEliminar
  3. ¿Tenemos ya a Valeria en este mundo nuestro tan áspero y triste, o sigue acurrucada en esa burbuja de bienestar de cuya pérdida no nos reponemos nunca? Cuando tengas un rato, que sé que van a ser escasos en los primeros meses, cuéntame tus primeras sensaciones, vuestro primer diálogo, ¿cómo es ese cachito de carne rosada?
    Mil besos para ti y tus preciosas niñas, y Feliz Navidad, bella mamá.
    Elvira

    ResponderEliminar