FOTOGRAFIA Y PINTURA


MARMOTARROJA

Sus fotos eran lo más hermoso del mundo. En realidad,no eran solo suyas. Eran cosas que nos pasaban todo el tiempo, pero sólo ella sabía verlas. Eso era lo importante. Yo pensaba en el ayer o en el mañana, pero ella pensaba siempre en el ahora. Por eso su presente era tan grande, como un salón de baile, y ella bailaba en él. Y el mío era un oscuro cuarto trastero, en el que no encontraba nunca nada. Cuando veía sus fotos pensaba en todo esto, pero ya era tarde, como tener en la mano un billete de tren, que ya pasó, y al que solo se subió ella. Sergio Álvarez Sánchez

jueves, 25 de abril de 2013

HABITACIÓN VACÍA

Marta Muñoz, abril 2013
No conservo el recuerdo, sino el sedimento del recuerdo.

Caballero Bonald

3 comentarios:

  1. Y el sentimiento del recuerdo también. Que lo hace más hermoso. Como el dibujo.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Ese sedimento se hace a veces muy espeso, muy doloroso.
    Homenaje más que merecido a un gran poeta, que lo supo ser en momentos difíciles. Un abrazo

    ResponderEliminar