FOTOGRAFIA Y PINTURA


MARMOTARROJA

Sus fotos eran lo más hermoso del mundo. En realidad,no eran solo suyas. Eran cosas que nos pasaban todo el tiempo, pero sólo ella sabía verlas. Eso era lo importante. Yo pensaba en el ayer o en el mañana, pero ella pensaba siempre en el ahora. Por eso su presente era tan grande, como un salón de baile, y ella bailaba en él. Y el mío era un oscuro cuarto trastero, en el que no encontraba nunca nada. Cuando veía sus fotos pensaba en todo esto, pero ya era tarde, como tener en la mano un billete de tren, que ya pasó, y al que solo se subió ella. Sergio Álvarez Sánchez

domingo, 21 de abril de 2013

HUESOS DE PÁJARO

Marta Muñoz, abril 2013


Dondequiera que vaya te han de traer junto a mí los pájaros
Como frases aladas que descienden del cielo
Como frutos maduros que contienen tu nombre
Como alegres bandidos de algún pan del afecto
Dondequiera que vaya he de oírte en sus voces
En sus cuerpos pequeños, en sus saltos tan leves
En su afán por la vida apretada en un puño
Y un instante de suelo y un momento de vuelo
Y una sombra fugaz que se aleja
Se ha asomado en tus ojos el temblor de los suyos

Y tus huesos son huecos y son alas tus sueños.

Dondequiera que vaya me traerán tu recuerdo
Pues por ellos, por ti,
tiene el cielo senderos

Sergio Álvarez

2 comentarios:

  1. Además, son recuerdos alados, migratorios, que aspiran al infinito... Buenos cómplices los pájaros, bueno poema de este autor no demasiado re-conocido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar