FOTOGRAFIA Y PINTURA


MARMOTARROJA

Sus fotos eran lo más hermoso del mundo. En realidad,no eran solo suyas. Eran cosas que nos pasaban todo el tiempo, pero sólo ella sabía verlas. Eso era lo importante. Yo pensaba en el ayer o en el mañana, pero ella pensaba siempre en el ahora. Por eso su presente era tan grande, como un salón de baile, y ella bailaba en él. Y el mío era un oscuro cuarto trastero, en el que no encontraba nunca nada. Cuando veía sus fotos pensaba en todo esto, pero ya era tarde, como tener en la mano un billete de tren, que ya pasó, y al que solo se subió ella. Sergio Álvarez Sánchez

martes, 28 de enero de 2014

ALEGRES

Marta Muñoz, Salamanca 2013

La gente por la calle
mira y se ríe
de la monja contenta
y el ángel triste.
Hermano viento, ayuda
nuestra carrera;
queremos ir al cielo
en bicicleta.
  
María Elena Walsh

2 comentarios:

  1. Bebidas de las monjas
    dulces bebidas.
    Pues pienses lo que pienses de mí,
    la coma es libre:
    o son meladamente borrachuzas
    estas pobres monjitas
    y propician melosas melopeas
    al trotacalles
    o es elixir de dioses confitado
    por mor de su dulzura lo que ofrecen;
    porque es que, al fin y al cabo,
    tanto monta
    que sean ellas las dulces
    o las beodas.

    ResponderEliminar
  2. Yo quiero probar esos dulces, hechos sin coma. Gracias, anónimo

    ResponderEliminar