FOTOGRAFIA Y PINTURA


MARMOTARROJA

Sus fotos eran lo más hermoso del mundo. En realidad,no eran solo suyas. Eran cosas que nos pasaban todo el tiempo, pero sólo ella sabía verlas. Eso era lo importante. Yo pensaba en el ayer o en el mañana, pero ella pensaba siempre en el ahora. Por eso su presente era tan grande, como un salón de baile, y ella bailaba en él. Y el mío era un oscuro cuarto trastero, en el que no encontraba nunca nada. Cuando veía sus fotos pensaba en todo esto, pero ya era tarde, como tener en la mano un billete de tren, que ya pasó, y al que solo se subió ella. Sergio Álvarez Sánchez

jueves, 16 de enero de 2014

LA DESEMBOCADURA DE UN RÍO

Marta Muñoz, óleo sobre tela 50x70 cm
Y porque impotentes son mis manos
como la desembocadura de un río.


Jaime Alejandre, Vértigo Cotidiano

5 comentarios:

  1. Precioso.
    RAQUEL BLANCO

    ResponderEliminar
  2. GRACIAS RAQUEL, QUÉ ALEGRÓN VERTE AQUÍ. BESAZOS

    ResponderEliminar
  3. No es por quitarle mérito a J.A., pero ante un óleo así, la poesía es mero adorno.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Amando. Ningún mérito el mío, sin poemas como el de J.A. no habría óleos cómo el de marmotarroja. Un abrazo, Marta

    ResponderEliminar